Home » Generalidades » Generalidades

Generalidades

La escritura, tal y como la concebimos, es una labor concebida para ser desarrollada con la mano derecha, mientras la izquierda sujeta el papel.

Las personas que escriben con la mano izquierda, imitando —tanto en la forma de las letras como en el sentido que adquiere el transcurso del renglón— a los que lo hacen con la mano derecha, no sólo desequilibran la simetría armónica de movimientos con respecto a su eje neuronal central —la médula espinal—, sino que se ven obligados a adoptar posturas inadecuadas de brazo, mano y dedos porque les resulta imposible ver lo que están escribiendo si adoptaran una posición normal. Como consecuencia, muchos de ellos, posicionan la mano de tal modo, que ésta se desplaza sobre el segmento de papel en el que se acaba de escribir —mano por encima del renglón al uso—, con lo que o bien la tinta es de secado ultra rápido, o bien acabarán emborronando el papel y manchándose la mano.

Otros optan por inclinar exageradamente el papel, hasta casi dejarlo en posición apaisada, con lo cual el desenvolvimiento del renglón sucede completamente desubicado: de arriba a abajo. Y aunque con esta opción se consigue ver lo que se está escribiendo sin tener ningún problema con la tinta, las repercusiones negativas de orientación son aún mayores.

 

Comments are closed.