Home » Inclinación del papel » Inclinación del papel

Inclinación del papel

Un aspecto clave a la hora de aprender —reaprender— a escribir es la inclinación que damos al papel.

FIGURA 1                    FIGURA 2                    FIGURA 3

Sin ver con qué inclinación escribe la persona, no podemos saber, a ciencia cierta, cual es su carácter, puesto que los trazos pueden variar radicalmente.

Tal es el caso del ejemplo de la FIGURA 2, que es el más negativo: lo que debió haber sido un trazo que sube, en realidad, para esa persona, para ese cerebro, lo que se ha hecho es uno que va hacia la izquierda, con lo cual en vez de hablar de sus facultades de practicidad, de acercamiento a lo ideal, lo superior, lo espiritual, etc., tendríamos que hablar de las funciones de relación consigo misma, en este caso, orgullo inadecuado, vanidad, etc… y esta alteración de direcciones sucede con todos los trazos que componen la escritura: Continuando con el ejemplo de la i, en vez de hacer un segundo trazo descendente, como correspondería, hace uno que va hacia la derecha; y en vez de hacer un tercero hacia la derecha, lo sustituye por un movimiento ascendente.

En el ejemplo de la FIGURA 3, aunque el error no es tan evidente en este sentido, sí existiría una alteración en cuanto a la orientación de, en el caso de esta subida, los objetivos o metas a conseguir en el aquí y ahora.

Comments are closed.