Home » Modalidad A) » Modalidad A)

Modalidad A)

Al escribir, como en cualquier otra actividad, buscamos la mayor facilidad, esto es, la máxima eficacia con el mínimo esfuerzo.

Para conseguirlo es fundamental ir abordando cada uno de los factores grafomotrices de acuerdo al nivel de conflictividad en que cada persona se encuentre.

Un buen ejercicio es siempre aquél que nos resulta fácil y cómodo de realizar, y que nos aporta, desde el primer instante, unos beneficios positivos en la percepción de nuestra realidad.

Mi idea, desde el principio, es que todo se genere de forma natural.

Parto del planteamiento siguiente: “Si consideramos que la escritura es la actividad neurológica más compleja que puede desarrollar el ser humano —seguida en complejidad, se encuentra el dominio instrumental de la música—, ¿no sería más lógico trabajar con funciones nerviosas más simples, e ir avanzando gradualmente hacia aquellas otras cada vez más sutiles, superiores?”

Por ello, antes de abordar el papel y las letras, tendremos que asegurarnos del correcto funcionamiento de mecanismos nerviosos elementales, sobre los cuales se cimentarán las funciones nerviosas más complejas de pensamiento, conciencia y de comunicación verbal y escrita, —siendo ésta última la más compleja por la simultaneidad de múltiples centros neuronales que se requieren para su ejecución—.

Las funciones nerviosas más elementales son las que nos marcan pautas de movimientos instintivos y de supervivencia; aquellas que nos conducen a estados de bienestar y satisfacción.

Comments are closed.