Home » Premio Nobel » Premio Nobel

Premio Nobel

La variedad de emociones y conductas que podemos experimentar, se debe a la activación de determinados centros y circuitos neuronales (Premio Nobel en Medicina, 1949, Walter Rudolf Hess (1881-1973)) o, si se prefiere: la activación de determinados centros y circuitos nerviosos hace posible que experimentemos determinadas emociones.

Investigó, durante más de 25 años, el cambio brusco de comportamiento que podía generar en los animales, mediante pequeñas descargas eléctricas con electrodos que, previamente, les había instalado en sus cerebros, sobre todo, en la parte más alta del tronco cerebral.

Una pequeña descarga eléctrica en el hipotálamo —integrado en el sistema límbico1— del gato, convertía en una bestia furiosa al apacible animal.

Con mayor sorpresa encontró que podía inducirle a distintos y opuestos comportamientos, dependiendo del lugar particular del cerebro que estimulara: el gato comía, bebía, se hacía un ovillo y dormía, o se activaba sexualmente. Incluso descubrió que podía controlar su respiración y el latido de su corazón.

Hess persiguió la teoría de que «podía inducir las emociones eléctricamente». Y éstas eran auténticas ya que, la conducta que adquirían los animales, provocaba las reacciones hormonales correspondientes —si las reacciones hormonales no acompañaran al aspecto emocional, estaríamos ante una conducta fingida y, en este sentido, los animales raramente se manifiestan—.

Sus teorías y conclusiones originaron muchas disidencias entre sus colegas, pues argumentaban que “algo tan complicado como la emoción, no podía ser recreado por un impersonal aumento de tensión eléctrica”.

Sin embargo, los hallazgos del científico fueron finalmente reconocidos y, a los 68 años de edad, se le distinguió con el Premio Nobel. En los años cincuenta, otros investigadores repitieron sus experimentos y confirmaron los resultados.

Los cientos de zonas cerebrales que investigó y que hasta entonces no habían podido ser exploradas, quedaron reflejadas en sus mapas. En ellas y desde entonces, se localiza la sede del sistema nervioso autónomo o vegetativo2, fundamentalmente, en la base del cerebro: en el hipotálamo y el bulbo raquídeo.

———

 

1  (Sistema límbico: Es el encargado de regular de manera inconsciente la conducta. El hipotálamo es el área más importante de este sistema)

2  (Sistema nervioso autónomo o vegetativo: Este sistema es el encargado de regular, también de manera inconsciente, las funciones internas del cuerpo, tales como la respiración, la presión arterial, la frecuencia cardiaca, temperatura, los movimientos peristálticos, la secreción de las glándulas digestivas, o incluso la dilatación de las pupilas, etc. El hipotálamo puede excitar casi todas las funciones de este sistema)

Comments are closed.