Home » Complejidad neurológica » Complejidad neurológica

Complejidad neurológica

Según la neurofisiología, la capacidad comunicativa lograda por el cerebro humano es la más compleja y extraordinaria de las todas las funciones nerviosas. Y lo es aún más la escrita que la oral.

Desde una comunicación inicial mediante gestos y sonidos producidos aisladamente, a la fonación, es decir, al sonido inteligente para transmitir con precisión lo que deseamos, ha habido todo un proceso de evolución de millones de años.

Sin embargo, la conversión de los pensamientos y sonidos en señales gráficas, símbolos y signos, hacen de la comunicación escrita, una de las hazañas más extraordinarias lograda por el hombre hasta el día de hoy.

Ninguna otra actividad nos requiere de la participación instantánea de tantas funciones mentales, emocionales y motoras, como las que se activan cuando estamos escribiendo: sentir, pensar, recordar, dejarse llevar por los pensamientos que fluyen en forma de palabras en la cabeza y por fin, fundirlos con las habilidades de movimientos finos y precisos que la mano, como mensajera por excelencia del cerebro, es capaz de llevar a cabo.

La intervención y cambio consciente en algo tan laborioso para nuestro sistema nervioso superior, no cabe duda que supone una modificación en sus mecanismos funcionales.

Recientes estudios neurológicos que demuestran cómo el proceso de aprendizaje de lectura y escritura desemboca en cambios estructurales en el cerebro, aumentando notoriamente la densidad de su materia gris y blanca.

La mano, por otra parte, es una de las zonas corporales que mayor representación tiene en la corteza motora del cerebro. Esta amplitud en la corteza cerebral, le permite regular con exquisita fidelidad todos los movimientos altamente especializados que el ser humano es capaz de aprender y reproducir, entre ellos, los que conforman nuestra escritura.

Comentarios cerrados.