Home » Propuesta » Propuesta

Propuesta

Para irse familiarizando en el estudio de su propia escritura, y dado que los micromovimientos que realizamos al escribir suceden tan rápido que no reparamos en ellos, le propongo lo siguiente:

Sitúese frente a una mesa cuya altura se corresponda con la altura de su propio codo: doble el brazo para comprobarlo mejor, pero con lo lleve hacia adelante, manténgalo pegado al cuerpo; tampoco suba o baje el hombro con la intención de hacer coincidir las alturas. Evite las mesas redondas. Si usa una ovalada, sitúese por su lado más recto.

Prepare cuatro pinturas de color y téngalas a mano.

Imagínese ahora una línea que una sus sienes y otra que una sus hombros. Manténgalas en paralelo entre sí, y también en paralelo con el canto de la mesa.

Si acaso no se suele colocar usted así, familiarícese con esta posición mientras coloca el papel de la manera que le haga sentirse mejor si tuviera que escribir.

A continuación escriba una palabra a tamaño gigante, que le ocupe todo el folio, desde su margen izquierdo hasta el derecho. Muy importante: Cuando acabe, no mueva el papel. Fíjelo con celofán.

Y por fin, manteniendo su posición corporal y de cabeza, coloree con diferentes pinturas todos los trazos que suben; todos los que bajan; todos los que van hacia su derecha, es decir, aquellos que se alejan del eje central de su cuerpo, si lo ha escrito con la mano derecha —o se acercan a él, si lo ha escrito con la mano izquierda—; y todos los que van hacia su izquierda o hacia dentro, si ha empleado la mano derecha —o hacia fuera, si ha usado la mano izquierda—. Al final debe quedar toda la palabra coloreada por fragmentos. Véanse los ejemplos.

Los ejemplos de las FIGURAS 4-A y 4-B han sido realizados con la mano derecha y con diferente inclinación de papel, mientras que el ejemplo de la FIGURA 4-C ha sido realizado con la mano izquierda. En todos ellos se han usado los mismos colores para señalar las mismas direcciones:

Azul, para ir hacia adentro, hacia el eje central y neuronal del cuerpo.

Naranja para hacer movimientos descendentes.

Rosa para ir hacia fuera, alejándonos del eje central y neuronal del cuerpo.

Verde para los movimientos ascendentes.

FIGURA 4-A                    FIGURA 4-B                       FIGURA 4-C

Obsérvese cómo influye motrizmente la perspectiva que hemos mantenido frente al papel —nuestra posición de cuerpo y cabeza y la propia inclinación del papel— así como la mano con que se haya escrito: Las direcciones u órdenes neuromotoras que, desde el cerebro se envían a la mano, cambian completamente.

Más adelante podrá identificar fácilmente a qué movimiento —mental, físico o emocional— corresponde cada uno de los fragmentos o direcciones coloreadas.

Comentarios cerrados.